News / Publications » Publications

Capítulo I: Papel de los dirigentes

By

“¡Orad por los muertos y luchad como endemoniados por los vivos!”

—Madre Jones, organizadora sindical y agitadora
Esta frase simple y valiente capta la esencia de la tarea primordial del dirigente del sindicato local: luchar por sueldos y condiciones de trabajo decentes y por el respeto y el tratamiento justo de los afiliados en el trabajo. Eso ha sido siempre el propósito de los sindicatos. La forma en que los dirigentes locales encaran esta responsabilidad influye mucho en la consecución de los objetivos de los sindicatos locales.

Definición de dirigente

Una definición básica de dirigente es la siguiente: El dirigente sindical influye en otros y los motiva para que actúen con el propósito de alcanzar las metas y los objetivos del sindicato.

El dirigente sindical “influye” en otros y los “motiva” porque tiene cierto poder. El poder de los dirigentes emana de dos fuentes:

  1. La autoridad del cargo conferida por la constitución. Se trate del cargo de presidente, vicepresidente, secretario y tesorero, secretario de actas o miembro de la Junta Ejecutiva, la Constitución del sindicato local confiere ciertas responsabilidades y facultades a cada funcionario (véase el capítulo II).
  2. Las cualidades, características y dotes de la persona que ocupa el cargo, como valentía, compasión, compromiso, conocimientos y determinación.

Cada dirigente de sindicato local aporta cualidades y conocimientos diferentes al cargo que ocupa. Cada dirigente puede mejorar las dotes que posee y aprender más en el ejercicio del cargo. Aunque no hay una receta mágica para ser un buen dirigente, la siguiente fórmula básica se aplica a su trabajo:

 

 Autoridad
constitucion

 +

 Cualidades
individuales

 =

Influencia

Lista de control: Principios orientadores de los dirigentes

  • Mantener altas normas de honestidad e integridad
  •  Tratar a todos con respeto y dignidad
  • Reconocer y atender las necesidades de los afiliados; estar a disposición de los afiliados y de otros funcionarios
  • Comunicarse y educar
  • Fomentar la solidaridad y el orgullo en el sindicato
  • Impulsar a TODOS los afiliados a participar en las actividades sindicales
  • Mantener una actitud positiva y no darse por vencido
  • Delegar tareas, responsabilidades y facultades
  • Saber escuchar
  • Insistir en una actuación excelente, tanto propia como de los demás; desarrollar al máximo su potencial

La descripción del cargo de dirigente de un sindicato local

La descripción del cargo de dirigente de un sindicato local consta de dos partes. La primera abarca las responsabilidades relativas al mantenimiento del sindicato, es decir, las tareas cotidianas de administrar el sindicato local y mantenerlo en funcionamiento sin problemas.

La segunda parte incluye las funciones relativas al fortalecimiento del sindicato, es decir, las numerosas tareas que debe realizar el dirigente para construir un sindicato local fuerte y eficaz.

Funciones del dirigente del sindicato local

Responsabilidades relativas al mantenimiento del sindicato

  • Negociar contratos y exigir su cumplimiento (en las jurisdicciones donde existe el derecho de contratación colectiva)
    Atender las reivindicaciones, tanto oficiales como extraoficiales
  • Participar en las reuniones de empleadores y empleados
  • Organizar reuniones de afiliados con la Junta Directiva
  • Coordinar la labor de comités permanentes y especiales
  • Mantener informes y actas de las actividades del sindicato local

Responsabilidades relativas al fortalecimiento del sindicato

  • Organizar a los afiliados nuevos
  • Mantener a los afiliados —y a los interesados en afiliarse— informados y actualizados
  • Informar a los afiliados sobre los asuntos y problemas que afectan al sindicato
  • Promover la participación de los afiliados en el trabajo y las actividades del sindicato

Dos Modelos

Hay dos enfoques o modelos básicos que los dirigentes sindicales pueden usar como guía para tener un sindicato local dinámico y eficaz. Estos dos enfoques se llaman “modelo de organización” y “modelo de servicios.” Estos modelos no se excluyen mutuamente, sino que representan diferencias en el énfasis que los dirigentes locales dan a distintos aspectos del ejercicio de sus funciones.

En el marco del modelo de servicios, los dirigentes sindicales resuelven problemas de los afiliados. La mayoría de las acciones sindicales se basan en quejas de los afiliados o responden a una medida de la gerencia. Los dirigentes dependen en gran medida del procedimiento de presentación de reclamaciones y de las negociaciones contractuales. La dirección a menudo se concentra en una persona o en un grupo pequeño y la comunicación con los afiliados es bastante limitada. El énfasis en el modelo de servicios generalmente conduce a la pasividad de los afiliados.

En cambio, el modelo de organización tiene algunas características muy diferentes que se resumen en la lista de control que figura a continuación.

Lista de control: El modelo de organización

  • Los dirigentes fomentan la participación de los afiliados en la solución de problemas y en la acción colectiva.
  • Los dirigentes buscan soluciones creativas, fuera de los procedimientos de presentación de reclamaciones y de negociación.
  • Los dirigentes han asumido un firme compromiso con la comunicación, la educación y el fomento de la acción de los afiliados.
  • Los dirigentes cultivan los conocimientos y las aptitudes de los afiliados y cuentan con ellos.
  • Los dirigentes mantienen a los afiliados bien informados.
  • La dirección está descentralizada por medio de la participación de los afiliados y el uso de comités.
  • Los dirigentes se anticipan a las situaciones en la mayoría de los casos, independientemente de las acciones de la gerencia.

El “modelo de organización” requiere la mayor participación posible de los afiliados. Con este modelo, la meta no es sólo buscar una solución a corto plazo para un problema determinado. Cada asunto que se plantea al sindicato local presenta el desafío de resolver el problema y la oportunidad de educar a los afiliados y darles poder de decisión. Al participar en las decisiones, actividades y triunfos del sindicato local, los afiliados sienten que tienen poder de decisión. Eso, a su vez, permite al sindicato abordar más problemas y resolverlos. El buen dirigente aprovecha estas oportunidades.

Planificación estratégica

Todo funcionario de sindicato local tiene responsabilidades constitucionales específicas. No obstante, la Junta Ejecutiva del sindicato local tiene la responsabilidad colectiva de proporcionar orientación y dirección al sindicato local. A fin de desempeñar esta tarea eficazmente, la Junta Ejecutiva debe considerar la planificación estratégica como un componente fundamental de su función directiva.

La planificación estratégica presenta varias ventajas. Puede mejorar la forma en que se usan los recursos del sindicato local (tiempo, dinero, etc.), y permite abordar los asuntos en forma oportuna, congruente y sistemática. Los dirigentes locales pueden educar a los afiliados e impulsarlos a que trabajen para alcanzar las metas del sindicato local.

Lista de control: Una buena planificación

  • Adopte metas y objetivos asequibles y acordes con la realidad.
  • Examine los aspectos positivos y los puntos débiles del sindicato local.
  • No espere una solución inmediata para los problemas del sindicato local.
  • Fomente la participación de los afiliados tanto en la planificación como en la acción al adoptar tácticas y estrategias.
  • Vigile y evalúe constantemente el progreso realizado hacia las metas.
  • Esté dispuesto a desechar, cambiar, adaptar o modificar estrategias.

La Participación de los afiliados

Los dirigentes deben reconocer que los afiliados tienen distintos motivos para participar en las actividades sindicales. Algunos sienten que forman parte del sindicato. Otros buscan una oportunidad para aprovechar sus dotes y aptitudes. Otros ven un problema determinado y quieren ayudar a resolverlo. Muchos se sienten realizados al participar en una actividad meritoria. Otros simplemente quieren ayudar a sus compañeros.

Por medio de la planificación, la reflexión creadora y el esfuerzo constante, los dirigentes pueden aprovechar la energía de los afiliados, quienes son, después de todo, la fuente del poder del sindicato.

En algunos casos, los afiliados participan en una actividad sindical (por ejemplo, firmar una petición, usar un distintivo, llenar sobres). Con mucha frecuencia, los afiliados que han participado en una actividad específica quieren participar en otras. En esos casos, los dirigentes pueden delegar una tarea y mayores responsabilidades a un afiliado. El ejemplo más común de delegación consiste en pedir a un afiliado que sea miembro de un comité del sindicato local o que lo presida.

La retribución para los dirigentes locales que fomentan la participación de los afiliados es triple: 1) pueden administrar mejor su tiempo, 2) van formando los dirigentes del futuro y 3) fortalecen el sindicato local al intensificar las actividades.

Lista de control: Fomento de la participación

  • Diríjase en persona al afiliado para pedirle que participe.
  • Dígale que su ayuda es necesaria.
  • Indique un comienzo y un fin definidos de la tarea.
  • Pida al afiliado que haga algo que sepa hacer bien.
  • Déle la posibilidad de elegir entre varias tareas.
  • Explique al afiliado que su tarea forma parte del esfuerzo general del sindicato para alcanzar una meta determinada.
  • Mantenga la rendición de cuentas: inste al afiliado a que haga preguntas y a que informe sobre la marcha de su tarea.
  • Explique al afiliado que su trabajo aumenta la eficacia del sindicato local.

Lista de control: Delegación de tareas

  • Elija a un afiliado que sea capaz de realizar la tarea y que tenga suficientes conocimientos, experiencia e interés.
  • Explique los objetivos de la tarea, incluidos el propósito, los resultados esperados, el papel y las facultades que se deleguen, y los plazos si los hubiere.
  • Proporcione al afiliado los recursos y las facultades que necesite para ejecutar la tarea.
  • Manténgase en contacto con el afiliado: vigile el progreso, evalúe los resultados, pida una rendición de cuentas y dé al afiliado la oportunidad de informar y de formular comentarios.
  • Reconozca el mérito y elogie el trabajo bien hecho.

Get news & updates from AFSCME

Follow AFSCME