Skip to main content

Juez bloquea regla de Trump que buscaba perjudicar a proveedores de cuidados en casa

Previous AFSCME respalda a Marty Walsh, alcalde de Boston, para secretario de trabajo
Por Personal de AFSCME ·

Un juez federal en California acaba de bloquear un cambio de regla efectuado por la administración Trump que era un ataque contra los proveedores de cuidados en casa y sus uniones laborales, ya que buscaba debilitar sus derechos de negociación colectiva.

Emitida el año pasado por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés), la regla buscaba prohibirles a los proveedores de cuidados en casa cualquier deducción automática de sus cheques de pago. De haber sido implementada, les hubiera impedido a muchos de dichos trabajadores contribuir automáticamente sus cuotas sindicales y hubiera puesto en peligro ciertos beneficios obtenidos a través de sus uniones, como el seguro de vida, descuentos de automóvil y viajes, así como servicios legales esenciales. El cambio en la regla también les hubiera dificultado a los proveedores de cuidados en casa, quienes pasan largos días y noches cuidando a personas con discapacidades físicas y de desarrollo, obtener y mantener su propia cobertura de salud.

El Presidente de AFSCME Lee Saunders calificó la decisión del juez federal distrital para el Distrito del Norte de California como “una victoria para los derechos laborales y la gente obrera”.

“Lo mínimo que se merecen los proveedores de cuidados en casa es una voz en el lugar de trabajo, la libertad de organizarse para recibir mejores salarios, beneficios y condiciones laborales”, afirmó Saunders. “La regla propuesta por la administración Trump fue parte de un esfuerzo coordinado por lastimar a las uniones y despreciar a algunas de las personas más saturadas de trabajo y peor pagadas de nuestro país, la mayoría de las cuales son mujeres de color”.

Durante la pandemia, los proveedores de cuidados en casa han persistido en sus servicios a pesar de que no pueden realizarse manteniendo la distancia sana. A veces han puesto su seguridad y la de sus seres queridos en riesgo para cuidar de quienes corren el mayor peligro por el virus.

Al igual que otros servidores públicos en el frente de la pandemia, los proveedores de cuidados en casa son héroes de todos los días que salvan a nuestro país. Por lo tanto, se merecen los recursos y fondos necesarios para hacer sus trabajos bien y mantenerse seguros. Y por encima de todo se merecen una voz sindical fuerte en el lugar de trabajo.